Crónicas de la Serpiente Emplumada – La historia

Es de sobra conocida la fecha del "descubrimiento" de América por Cristóbal Colón durante el primero de sus cuatro viajes al "Nuevo Mundo". Pocos saben, sin embargo, que la famosa nao "Santa María" jamás regresó de aquel viaje. Encalló en las costas de Haití en la Nochebuena de 1492, y sus maderos sirvieron para construir el Fuerte de la Natividad, el primer asentamiento español en tierras americanas. Allí quedaron 39 hombres, como colonia en tierras del pueblo taíno, a la espera del retorno del Almirante. Éste emprendió su viaje de regreso a España en las dos carabelas restantes a principios de 1493. Antes de llegar a la península Ibérica debió superar una tormenta descomunal, una de las peores del siglo XV, de la cual escapó milagrosamente.

Colón retornó a América un año después. Y en Haití encontró el fortín arrasado, y a todos sus hombres, muertos.

Lo demás es Historia.

La pregunta central de la saga es qué habría sucedido si Colón no hubiera escapado a esa tempestad, y si los hombres de Natividad no hubieran muerto. ¿Qué mecanismos se habrían puesto en funcionamiento si se hubieran dado esas dos situaciones?

Por otro lado, "Crónicas de la Serpiente Emplumada" intenta demostrar, a lo largo de cuatro volúmenes, que nunca hay una sola versión de los hechos: existen muchas, aunque la predominante y comúnmente aceptada sea la ofrecida por parte de los vencedores. De la mano de este relato, aquellos que no conocen sino esa visión generalizada de los acontecimientos podrán, por un rato, ponerse en la piel de los que nunca supieron o pudieron hacerse oír. Y descubrirán que cada persona puede escribir las páginas de su propio destino.

El título de la saga hace referencia a un dios mesoamericano, llamado Quetzalcoatl por los aztecas o mexicas y Kukuulkan por los mayas. Ambos nombres significan "Serpiente-Pluma" o, en forma menos literal, "Serpiente Emplumada". El logotipo de la saga representa precisamente a esa deidad. De acuerdo a algunas leyendas, Quetzalcoatl –dios del viento, de la creación y de la sabiduría, entre otros valores-, de quien se decía que era blanco y barbado, partió hacia el oriente en una barca prometiendo volver. Según otras mucho más posteriores, los mexicas de Tenochtitlan creyeron que Hernán Cortés, el español que llevaba la ruina a sus tierras, era el dios que retornaba.

La novela se divide en cuatro tomos. A lo largo de los tres primeros se narran los eventos históricos reseñados en la presentación, en dos líneas de tiempo que van entrecruzándose. En el cuarto volumen se exponen en el presente las consecuencias futuras de esos acontecimientos pasados, introduciendo la figura de las propias "Crónicas de la Serpiente Emplumadas", una serie de manuscritos que poseen, en sí mismos, una historia apasionante.


Volver a "Presentación"
Volver a "Las bases"
Ver "Investigación e ilustraciones"